Pisabas las hojas en abril, Abril. La primavera, sagrado cosmos en la hierba que se abría a la lluvia, que se enternecía con los rayos del pájaro cantando sus notas al sol.La clase de Teología del miércoles acababa, irías a buscar la primavera entre las calles, en el mar de miradas y pasos veloces, un día de abril, Abril.

Cet article provient du blog Yo habito un mundo que me habita. Retrouvez également son article No abril, no eres cruel es sólo que pasas... et Biodaza Narrativa corporal Al mar y al amor.
Lire la suite sur le blog ›