Hay libros que nos están esperando. Silenciosos, en un pueblito de montañas sagradas, un día de luz. Antes de cruzar el puente, una puerta llama, entras, un paso y estás en una biblioteca infinita, más allá el jardín y desde él, la ventana abierta al tiempo, a la pirámide. El aire danzando lento. Y la autora está allí, acechando en cada palabra dormida, y la lectora abre las páginas... y entonces las dos despiertan. Be a poem. Bee in a poem. Poemlinizating. Life is like a garden...

Cet article provient du blog Yo habito un mundo que me habita. Retrouvez également son article Pinturas que inspiraron poemas et Entre el mar y la sal solo unos cuantos pasos me....
Lire la suite sur le blog ›