La soledad no se encuentra, se hace. La soledad se hace sola. Yo la hice. Porque decidí que era allí donde debía estar sola, donde estaría sola para escribir libros. Sucedió así. Estaba sola en casa. Me encerré en ella, también tenía miedo, claro. Y luego la amé. La casa, esta casa, se convirtió en la casa de la escritura. Mis libros salen de esta casa. También de esta luz, del jardín. De esta luz reflejada del estanque. He necesitado veinte años para escribir lo que acabo de...

Cet article provient du blog Yo habito un mundo que me habita. Retrouvez également son article Acompañamiento en Escritura Creativa agosto-noviembre 2018 et Todo lo que crecía, requería de mucho tiempo....
Lire la suite sur le blog ›